Quiero escribir de nuevo

Impactos: 92

Este es el post con el que empieza todo

Llevo mucho tiempo queriendo dedicar una entrada en la que dar respuesta a todos los porqués que me llevaron a abandonar el blog. Ya han pasado casi dos años desde que publiqué mi último post en el que os hablaba de los síntomas de mi primer embarazo. Tras todo ese tiempo me he sentido de nuevo con ganas e ilusión, y es en este momento en el que quiero escribir de nuevo. Quiero contaros qué ocurrió en mi cuerpo desde que viví con ilusión ese primer positivo, y el cómo los miedos me hicieron caer y no disfrutar de ese embarazo como bien se merecía.

El propio agotamiento físico del embarazo unido a una sensación negativa de miedo e incredulidad me llevaron a abandonar todas las cosas con las que con mucha la ilusión había proyectado para ese deseado hito de la maternidad. Apenas leí todo lo que quería leer, apenas hice las actividades que tanto anhelaba, apenas me sentaba a escribir en EL PLAN DE MAMÁ en la carpeta Plan-Embarazo que con toda ilusión había creado… En definitiva, apenas disfruté de ello como se merecía y es una pena ¿verdad? Después de tanta lucha creo que nos merecemos más, y ya no solo por nosotras, sino por esas personitas que están por llegar al mundo.

Nuestros bebés ya son unos luchadores desde mucho antes de nacer. Todas y cada una de sus historias se merecen ser contadas. Y es ese ímpetu el que de nuevo ha brotado en mi y ha alimentado mi deseo por escribir y contar. El proyecto inicial de EL PLAN DE MAMA, de relatar en primera persona mi maternidad desde sus orígenes vuelve a tomar forma.

Como os prometí en el primer post de esta nueva era del blog, seguiré hablando de infertilidad. Pero ese es tan solo mi particular trampolín hacia mi aventura como madre de los pequeños Mary & James. Dedicaré especial atención sobre otros temas que tantos quebraderos de cabeza me han dado desde que di mis primeros pasos como madre: preeclampsia, hipertensión arterial, visitas a neonatos, riesgos de hipoacusia en la pequeña Mary, el embarazo de altísimo riesgo que experimenté con el pequeño James, ingresos de mis pequeños y tantas cosas… ¡Creedme cuando os digo que las preocupaciones no acaban tras el primer positivo!

También permitirme la licencia de dejar un hueco a la feliz cosecha que he recogido tras tanto sufrimiento Necesito contarle al mundo que hay luz al final del túnel y quiero demostrarlo hablando de mi tan merecida maternidad con todas las cosas que trae consigo, tanto buenas como malas. Así que este es el post con el que empieza todo.

Espero que sigas acompañándome en este viaje.
Nada me haría más ilusión.
Si te gusta lo que lees, compártelo en tus redes sociales.
¡Qué se entere todo el mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *